Fecha: 09 de Agosto del 2015  

¡RAYOS EN LA FRONTERA!  


 Foto: José Necaxista.
Por: Maximiliano Barraza.
@_maxbarraza

Ser de Necaxa en Chihuahua (y prácticamente en toda la república), representa tener que soportar ese chistecito viejo y cansado de “¿Le vas al Necaxa?, solo Ortiz de Pinedo, Don Ramón y tú le van”, pero no nos importa, con el paso de los años aprendes a soportar las burlas de buena y mala intención.

Ser de Necaxa en Chihuahua, también representa que ver a tu equipo, signifique recorrer grandes distancias para ver a nuestros amados rayos, en el estado grande no hay tramos cercanos, y toda plaza futbolera está a más de 6 horas como mínimo.

Pero también ser de Necaxa en Chihuahua, obliga a que cuando el futbol llega a Ciudad Juárez, no existan los pretextos y te prepares para alentar a tus amados rayos en la frontera preferida de Juan Gabriel.

Ahí estábamos, la impresionante cantidad de 13 fanáticos rojiblancos (y faltaron algunos), dispuestos a llegar a Ciudad Juárez, y gritar cada barrida de nuestros defensores, cada regate de nuestros creativos, cada gol de nuestros goleadores. Sí, nuestros, pues Necaxa nos pertenece por orgullo, tradición, arraigo y sobre todo amor a la camiseta.

Una camioneta de “esas grandotas” de diesel, que suenan como camión urbano, fue nuestro móvil. Nos citamos al norte de la ciudad, fuimos llegando poco a poco y teníamos la visita de dos aficionados foráneos; Mariana de Aguascalientes y el buen Andrés “Rayo” directo desde el Distrito Federal.

Un tipo delgado, alto, de tez morena, con su inconfundible acento “chilango”, de la barra del Comando Rojiblanco, con más de 15 estadios visitados en todo México, llegaba a Chihuahua Capital y se unía a nuestro “Batallón 614”, llevaba con el, mercancía futbolera, y ahí nos surtió a uno que otro.

“Foto, foto, pero que se vea el cerro”, gritó Andrés, pensando que un cerro común de la zona de Quintas Carolinas, era icónico de la ciudad de Chihuahua. La camioneta arrancó y vaya sorpresa, nuestro único suministro de aire acondicionado era abrir las ventanas y disfrutar el viento natural. En cada arranque del vehículo, el coro de “Prendan el aire” se hacía presente.

Vaya problema que resultó acomodarnos, un maldito sillón que parecía mecedora nos obligó a improvisar una mini sala en la parte de atrás de la camioneta. Cargados de cerveza y frituras, (Andrés estaba maravillado con la carne seca de Chihuahua), comenzaron los viejos relatos de nuestro glorioso equipo en sus buenas épocas.

Recordamos la incursión de Necaxa en Copa Libertadores en 2007, añoramos el llamado “Equipo de la Década” y comentábamos sobre que camisetas teníamos y cuáles no. El viaje se hizo ameno, pero la desesperación comenzó a presentarse, había que recoger un par de boletos en el hotel del equipo, ya que Carlos Ramos, de Necaxa había regalado las entradas a nuestros amigos foráneos. “120, 120, 120”, coreábamos en tono de broma para que se aumentara la velocidad a 120 kilómetros.

Llegamos a Ciudad Juárez, y el tráfico nos recibía pronto. Conforme nos acercábamos a la zona del Parque El Chamizal, nuestro ánimo incrementó al ver automóviles con gente de Necaxa que nos pitaban. Aficionados rojiblancos abundaban en Juárez, cada quien por su lado, pero nos sorprendió la cantidad de necaxistas en la frontera.

Del otro lado, las camisetas de Indios abundaban. La afición juarense aun no olvida a sus entrañables Indios, y estos Bravos de FC Juárez, tienen una tarea muy difícil por cumplir, en lograr el arraigo en la gente. La directiva de Bravos insiste en que el público asista al Estadio Olímpico Benito Juárez vestido de verde, y aquello parecía un juego de la selección mexicana.

Josué, un hincha de rayos en Ciudad Juárez entregó los boletos y los chihuahuenses ingresaron al inmueble. Nos ubicaron en una zona peligrosa. No nos espantamos, sabemos cómo es el ambiente en los estadios mexicanos, y más si nos encontrábamos en medio de la afición de Bravos, pero había niños con nosotros y buscábamos la mayor seguridad posible. Cayó el gol del chihuahuense Jahir Barraza y se gritó en tiempo y forma. Los insultos llegaban por doquier.

Un primer tiempo terrible, después de ir arriba, Bravos nos alcanzó y las burlas e insultos de los juarenses no cesaban. Además, la inoperancia de la seguridad local, nos dispersó a varios necaxistas en un sector totalmente contrario. Finalizó la primer parte y ahí decidimos negociar ahora con la policía.

Tras una breve explicación, tomaron la decisión de mandarnos a la cabecera norte, en una zona aislada. La parte complementaria inició y ahí el pueblo necaxista que nos dimos cita, junto con el equipo, respiramos un aire de cambio, y tanto en la cancha, como en la tribuna le dimos la vuelta a la tortilla.

Ahora, las familias de rayos de Ciudad Juárez se nos unieron. Niños, bebés, adultos y jóvenes, todos se adhirieron al grupo. En el campo, Necaxa hacía lo propio. Rodrigo Prieto a los 66’, mandaba el balón al fondo de la red fronteriza, para delirio de todos nosotros.

Ahora nosotros gritábamos “Puuu…”, ahora nosotros coreábamos los “Oles”, ahora nosotros gritábamos, ahora nosotros nos escuchábamos más en la cabecera norte, el partido era nuestro, en el césped y en la grada.

Los embates rojiblancos daban fruto y a poco del final, Tony Gorosito le daba el tiro de gracia a los Bravos y la cereza en el pastel para nosotros. “¡Ganamos, a huevo!”, “¡Fuerza Rayos, putos!” se escuchaba por uno que otro rayo.

Jahir Barraza, el de Delicias, decidió regalar su jersey, al lanzarlo, Andrés fue el más rápido para quedarse con él, nuestro amigo capitalino, llegó al estado de Chihuahua y se llevó algo de Chihuahua.
Otro miembro del pelotón chihuahuense, había contado no iba asistir al encuentro, se unió del último momento y hasta otro jersey de regalo le tocó.

Salimos después de esperar a que la barra del “Kartel de Juárez” se retirara, la verdad no queríamos coincidir, ya se imaginarán.

Después de unas firmas, un Oxxo se atravesó en nuestro camino, una hora después, quienes se atravesaron fueron los famosos asaderos de Villa Ahumada. Cansados, sudados, con pocas energías pero con inmensa alegría. Así regresamos a Chihuahua, esta fue nuestra aventura, la aventura de los rayos en la frontera.



ENCUESTA
¿Quién es el culpable de la salida de Manzaneros?
La directiva del equipo
La presidencia de Cuauhtémoc
Los dirigentes de la Liga de Basquetbol


GALERIA
Patriotas vs Texanos el 14 de enero
Festejo de Green Bay al eliminar a Dallas
Jorge Gutiérrez parte del Body Issue 2016 d
Bravos en su preparación en Guadalajara

Aviso Legal
Mapa del Sitio
Hemeroteca
Contacto

© Todos los Derechos Reservados Deport.com.mx 2015.
Desarrollado por BACKEND Diseños Web