Fecha: 27 de Julio del 2015  

LA HISTORIA DE RICARDO, KARLA Y MAURO  


Cruz Azul derrotando a River Plate en el 2001.
Por: Maximiliano Barraza.
@_maxbarraza

RICARDO, EL CRUZAZULINO.

Ricardo no se perdió ningún partido en la capital del país. Convirtió al Estadio Azul su sitio predilecto aquellas noches de febrero y marzo del año 2001. Para mayo sus traslados se fueron más al sur de la Ciudad de México, hacía Santa Úrsula, al Estadio Azteca.

Él es un ferviente seguidor de Cruz Azul, y el 30 de mayo, fue testigo de aquella cachetada monumental que los celestes le dieron a River Plate en cancha del Azteca en los cuartos de final de la Copa Libertadores de aquel año. Gritó los goles de Paco Palencia, se maravilló con los regates del “Matute” Morales y estaba orgulloso de los embates ofensivos del “Ruso” Adomaitis.

Su Cruz Azul, luego de echar a las Gallinas, se instaló en las semifinales para medirse a Rosario Central. Ricardo tenía una buena solvencia económica y decidió viajar hasta Rosario, Argentina para acompañar a Cruz Azul en el Gigante de Arroyito en el juego de vuelta, luego de un 2-0 categórico en la ida a favor de La Máquina.

Fue un asunto de vida o muerte, literalmente. Tuvo la “fortuna” de encontrar habitación en el mismo hotel que Cruz Azul y fue testigo de cómo toda la noche la barra de Central “Los Guerreros”, cantaron y amenazaron a los celestes desde las fueras del hotel. Aquella noche no durmió. En la madrugada se topó en los pasillos del lugar, a José Luis Trejo sudando frio y llamando a sus familiares en México, luego de que recibió varias llamadas a su alcoba amenazándolo de muerte. Al día siguiente fue asaltado y golpeado cuando ingresaba al Gigante de Arroyito junto a 20 mexicanos más. Cruz Azul igualó a tres tantos y avanzó a la final de la Libertadores. Ricardo tuvo que esperar más de tres horas para poder salir del estadio.

El 20 de junio, después del empate a uno entre Cruz Azul y Boca Junior’s en el juego de ida, Ricardo, instalado en una taquería de la Ciudad de México, pensó dos veces en viajar a Buenos Aires para la vuelta. No quería vivir más una situación de riesgo y se fue a la cama meditándolo. Para el 30 de mayo, “Richard”, ya estaba en La Bombonera de Boca, horas previas al encuentro.

Cruz Azul cayó ante los Xeneizes y nuestro personaje principal, llorando de orgullo se despedía de La Bombonera, esta vez entre insultos, burlas, aplausos, y muestras de admiración situación, extraña para el mexicano.

KARLA, LA CHIVA.

Tiene todas las camisetas de Chivas. Su cuarto está tapizado de rayas rojiblancas. Un gran poster del “Bofo” Bautista, adornaba la puerta de su habitación en el 2010. Karla estaba muy molesta cuando se enteró que a Guadalajara lo habían descalificado injustamente de la edición del 2009 de la Copa Libertadores por el famoso tema del virus de la influenza. Para la edición del 2010, a Chivas se le incorporó a la Copa, en la fase de octavos de final, como manera de compensación.

Las Chivas en los octavos de final, echaron a Vélez Sarsfield. En los cuartos, dejaron fuera a Libertad de Paraguay. Para las semifinales, la U. de Chile fue la victima del rebaño. Karla ya tenía los boletos para la final de la Copa Libertadores.

Estrenaban estadio, el moderno y frio Omnilife, no pesó lo que se esperaba y la noche del 11 de agosto del 2010, Guadalajara cayó 1-2 ante Internacional de Porto Alegre. Para el juego de vuelta, Karla vio por la pantalla de Fox Sports al “Bofo” Bautista no respetar el himno nacional brasileño, dos horas más tarde vio como Inter levantaba la Copa.


MAURO, EL TIGRE.

Mauro maneja una importante compañía de químicos en Monterrey, Nuevo León. Ya tiene una semana en Buenos Aires y verá el juego de vuelta entre River Plate y Tigres en el palco privado de Lorenzo, su amigo argentino, hincha de River.

Apostaron un viaje al lejano Oriente. Mientras Tigres y River están a poco de jugar la final de la Copa Libertadores 2015, Mauro llama a su esposa en Monterrey quien recién acaba de pasar por el “Volcán”, y le habló de las largas filas en el Estadio Universitario, en busca de las pocas entradas que salieron a la venta a los no abonados.

Mientras Mauro está en Argentina, Antonio pidió permiso en la bodega que trabaja, para ir al partido de ida pero a las afueras del estadio. Desea con toda su alma, que Tigres sea el primer club mexicano que gane la Copa Libertadores.

ENCUESTA
¿Quién es el culpable de la salida de Manzaneros?
La directiva del equipo
La presidencia de Cuauhtémoc
Los dirigentes de la Liga de Basquetbol


GALERIA
Patriotas vs Texanos el 14 de enero
Festejo de Green Bay al eliminar a Dallas
Jorge Gutiérrez parte del Body Issue 2016 d
Bravos en su preparación en Guadalajara

Aviso Legal
Mapa del Sitio
Hemeroteca
Contacto

© Todos los Derechos Reservados Deport.com.mx 2015.
Desarrollado por BACKEND Diseños Web