Fecha: 27 de Julio del 2015  

AVANCES Y RETROCESOS DEL "MÉTODO CONCACAFQUIANO" 

Por: Maximiliano Barraza.
@_maxbarraza

En el film y la novela de “La Naranja Mecánica”, Alex DeLarge, el personaje principal, es sometido a una terapia ficticia llamada “El método Ludovico”. Mediante al uso de drogas, le exponen obligatoriamente postales violentas y crudas, cuando los fármacos hacen efecto, Alex asocia las imágenes negativas con sus molestias físicas, provocándole una inutilidad y un malestar cada vez que revive actos agresivos.

Este verano, al igual que a Alex DeLarge, muchos AFICIONADOS VOLUNTARIOS AL FUTBOL (al que no le guste el “pamból”, no está obligado a someterse) nos expusimos a un método parecido, a una terapia cruda similar, al que nombro “Método Concacafquiano”, procedimiento imaginario que aplica en todas las aristas de la Concacaf.

No nos abrieron los ojos con peligrosas pinzas, pero si hubo ocasiones y lapsos que nos lastimaron la vista con horrores de partidos. No nos introdujeron gotas de peligrosas sustancias, pero apreciamos dudosas decisiones arbitrales.

La selección mexicana prometió una Copa Oro y un medio boleto a la Confederaciones del 2017, y lo cumplió. ¿Cómo lo hicieron? ¿Las formas fueron las adecuadas? no lo sé, según la opinión publica no.
Pero parece que así quisieron aplicar el “Método Concacafquiano”, a la fuerza, “a las patadas”, “al ganar como sea”, así lo declaró Miguel Layún después de derrotar a Jamaica en la final. Tema aparte la lamentable novela "Piojo"-Martinolli.

El hecho de que la misma gente y algunos periodistas impongan a México el título de “Gigante de la Concacaf” por su pasado e historia, por su nómina y por sus jugadores de renombre en el área, genera una ola de nubarrones que a la más mínima provocación se desatan.

El aficionado promedio, aplica el nunca y el siempre. Ve todo blanco y gris, y afirma con una seguridad, lo que los seleccionados piensan y actúan en un momento determinado, como si los conocieran de toda la vida.

Además, se cansan de presumir al vecino del norte y sus avances, pero el “Método Concacafquiano” (que también aplica en las demás naciones del área) arrojó los siguientes resultados:

PACIENTES CON AVANCES:

Panamá.

Demostraron que ya no son Guatemala o El Salvador. En el hexagonal pasado no fue rival sencillo de México y en la Copa Oro 2013 ni se diga. Nos hicieron la vida de cuadritos en la primera fase y nos echaron en semifinales. De esta última edición, mejor ni hablamos. Un repechaje rumbo a Rusia 2018, no suena descabellado.

Jamaica y Trinidad & Tobago.

Mínimo, pero avance al fin. Dicen que esta Jamaica es la mejor en la historia. Tal vez en cuanto nivel, pero estrictamente en logros, ya hubo unos “Reggae Boys” que fueron a una Copa del Mundo en 1998. Los trinitarios vendieron cara la derrota. A estas islas, ya no se les gana con la camiseta.

PACIENTES CON UN LIGERO RETROCESO:

México, Costa Rica, Honduras y Estados Unidos. Seguirán siendo los mandones en la Concacaf, de estos cuatro, seguro irán dos a Rusia, pero hablando en temas de Copa Oro no presentaron un avance significativo. No se separaron de los medianos o los chicos. Vaya fracaso de las barras y las estrellas.

PACIENTES QUE SE ENCUENTRAN EN ESTADO VEGETAL

Pasan los años, y mientras unos pierden poca fuerza, otros aumentan ligeramente su nivel, pero estos, ni una ni otra. Parece que el tiempo se ha detenido en Canadá, Guatemala y El Salvador, grises a más no poder. Ni bien ni mal se habla de ellos.




ENCUESTA
¿Quién es el culpable de la salida de Manzaneros?
La directiva del equipo
La presidencia de Cuauhtémoc
Los dirigentes de la Liga de Basquetbol


GALERIA
Patriotas vs Texanos el 14 de enero
Festejo de Green Bay al eliminar a Dallas
Jorge Gutiérrez parte del Body Issue 2016 d
Bravos en su preparación en Guadalajara

Aviso Legal
Mapa del Sitio
Hemeroteca
Contacto

© Todos los Derechos Reservados Deport.com.mx 2015.
Desarrollado por BACKEND Diseños Web